martes, 7 de septiembre de 2010

Arcangel Zadkiel

"Desde el centro de mi corazón Crístico invoco al arcángel zadkiel, ven, ven, ven. Enciende el fuego violeta en mi, alrededor mio. Que este fuego violeta se expanda alrededor mio a todo el planeta. Que transmute toda energía mal calificada."
En este momento el fuego violeta transmuta, limpia, consume toda energía que ya no sirve al mayor bien de  nuestra alma. Es uno de los regalos que traemos los humanos en nuestro corazón. Nuestra intención pura es suficiente para atraer tanto rayo violeta como requerimos. Es fácil. Está ya en nuestro corazón, magnético, fuerte y siempre presente la triple llama se alberga en el interior de nuestro centro. Pensar en ello, decidir activarlo, trabajar intencionadamente es lo único que necesitamos para conectar con nuestro patrimonio indisoluble. Sólo tú puedes hacerlo, desde el instante que lo hagas los seres lumínicos de los planos internos   responderán, es inevitable, nunca falla.
Que resplandezca este fuego violeta, que llene todas las situaciones inarmónicas hasta que todo llegue a su estado perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario