domingo, 7 de octubre de 2012

Navegando en el Ensueño. Agua poderosa.


Me siento otro día frente al mar, sus sonidos, sus movimientos. Otra manera de meditar, de buscar la fusión con lo amado. Las ondinas del agua danzan sin parar sobre la superficie marina. Azul etéreo de forma caprichosa aparece en una danza hipnótica. Sumergido por un instante en su mundo mágico me dejo llevar en su inmensidad. Me adormezco hasta despertar a una claridad inesperada, es inmenso, sobrecogedor. La diosa del mar me envuelve con su cuerpo y me siento atraído sin remedio. Todo es magnético, el sonido, la visión, las hijas caprichosas moviéndose. Líquido y ondulante dentro de mi, libre y alegre. Con el sentimiento expandido me despido de ella, la miro a lo lejos y reconozco la vida en esta Tierra.
Siguen danzando, alegres y ligeras, dentro y fuera, en este mar lleno de belleza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario